Aprovechando cada momento

A veces sentimos que no podemos avanzar porque no tenemos el tiempo. Y entre más compromisos o más años tenemos, el tiempo que tenemos para nosotros es cada vez menos. Por esta razón el uso adecuado del tiempo es clave para lograr nuestras metas.

Es importante recordar siempre cuáles son las priodades en las que queremos invertir nuestro tiempo. Nuestra agenda puede mostrarnos múltiples actividades, sin embargo, si cada mañana recordamos la prioridad que tenemos o el objetivo que deseamos lograr, será mucho más fácil encontrar tiempos muertos en los que podamos dedicarnos a trabajar en esa tarea.

Anota las actividades que haces en el día y determina cuáles se conectan directamente con tus metas. Lo que no te acerque a ellas o tenga relación con tu salud, tu felicidad, tu bienestar familiar o económico debe ser considerado críticamente. Revisa lo que te hace perder tiempo o usarlo de forma ineficiente.

Y aprovecha también cada momento que tengas libre: una llamada en espera, un cliente que no llega, cuando esperas el elevador o el transporte público. Cada momento tiene el potencial de acercarte a cumplir tus metas.