Creando nuestras propias oportunidades

A lo largo de mi carrera me he visto limitada en ocasiones por la descripción de mi puesto o por la necesidad de ganar un ingreso urgentemente. Sin embargo, tan pronto me es posible extender un poco más mi atención y mi tiempo, trato de encontrar la oportunidad de hacer lo que deseo.

Un ejemplo para mi muy claro fue al quedarme sin empleo y tener que buscar otro. Empecé por buscar en desarollo organizacional y seguí buscando e incluso aceptando oportunidades para dar cursos (aunque no era lo que buscaba) para una empresa externa. Tan pronto tuve un público interesado en el tema, les ofrecí una consultoría en desarollo organizacional, dado que era lo que necesitaban en realidad. En algún momento me empecé a interesar por las redes sociales para hacer crecer comunidades en línea. Y un año después me llegó la oportuidad de conseguir un cliente a quien le pude vender dicha consultoría.

Me pasó también en mi trabajo actual que aunque me contrataron para ofrecer consultoría en gestión del cambio a nuestros clientes, estoy buscando la oportunidad de ofrecer consultoría en diseño organizacional a nuestro propio equipo de líderes. A lo largo de la vida, nuestro empleador o cliente querrá limitarnos a lo que ellos creen que necesitan. Está en nosotros el poder extendernos, enseñarles cuando hay algo más que les traerá mayores beneficios o nuevas oportunidades.

Incluso estando empleados, no debemos dejar de explorar con creatividad lo que nos gusta hacer. De eso se trata nuestra vida y nuestra carrera. Hoy en tu trabajo, pregúntante qué más podrías hacer, qué disfrutas hacer, qué te ayudará en tu desarrollo profesional. No dejes pasar una oportunidad por pequeña que sea. Puede ser el inicio de tu nueva carrera.