El valor de la constancia

No siempre nos sentimos con ganas de hacer algo, pero conforme crecemos, tenemos menos energía de la que estábamos acostumbrados. Entre trabajo, tareas varias y preocupaciones es difícil descansar lo suficiente como para poder embarcarnos en un nuevo proyecto que requiere energía. Sin embargo, olvidamos que a veces vale más la constancia, por ejemplo, 10 o 15 minutos diarios a lo largo de la semana, que una hora cuando nos sentimos motivados.

Incluso, la dedicación diaria a una tarea nos puede llevar a sentirnos más motivados y energizados, puesto que veremos progreso en nuestras metas.

Hoy te invito a elegir una tarea que quieras llevar a cabo y dedicar unos minutos diariamente a trabajar en ella. Pronto verás los resultados.