Es cuestión de esfuerzo

No podemos ver el futuro, pero si podemos ver lo que la persona logrará si sigue haciendo el esfuerzo que ha hecho hasta ahora. En estos días he visto como muchas personas quieren tener el éxito haciendo un mínimo de esfuerzo. Lamentablemente no podrán llegar lejos si esperan que alguien más haga el esfuerzo por ellos.

Creo que esos son dos conceptos diferentes, pero tal vez porque la raíz de la palabra es la misma los confundimos. Una de ellas es esforzarse y otra es forzar. El primer concepto es entender que quien tiene el problema tiene generalmente la solución, y esa solución conlleva un esfuerzo. El segundo concepto tiene que ver con tratar de meter un clavo redondo en un agujero cuadrado. Una cosa es no tratar de forzar las cosas, no quedarnos en un lugar donde nadamos contra corriente, el otro es hacer lo que está en nuestra mano para triunfar.

Si esperas a que alguien trabaje por ti, seguramente te quedarás esperando. Hoy te invito a pensar en qué esfuerzo puedes hacer para lograr tus metas y en que momento el esfuerzo es forzado y no vale la pena.