Guiando en la transformación

La única forma de crear un mapa es habiendo pasado por ahí. Tal vez hemos vivido circunstancias diferentes, iniciamos en un lugar distinto o el destino es diferente, pero ese camino que para muchos es desconocido, para nosotros no lo es.

Y si no sé dónde estás o hacia dónde vas, la única forma en que puedo ayudarte es dándote un mapa de ese espacio que quieres navegar.

Las recetas, por otra parte, solo funcionan si estamos haciendo lo mismo, con los mismos ingredientes y tenemos las mismas habilidades. Lo sé porque varias veces he intentado hacer una receta creada por un chef, y las primeras veces no me sale igual.

Por eso creo que los mapas funcionan mejor que las recetas para navegar este tiempo incierto. No sé exactamente a dónde vas, ni exactamente desde dónde partes. Tampoco sé qué tan rápido camines o qué traes en tu mochila, lo que es sumamente importante para poder tomar descansos. La única forma de ayudarte entonces es contarte lo que vi al pasar por esa zona. Empoderarte a ti, como usuario de mi mapa a navegar, investigar, probar y buscar tu propio camino, es muy diferente de darte una lista de instrucciones que dice: camina 500 metros, voltea a la derecha (¿hay un camino ahí? ¿un puente? ¡sabrá Dios!) y camina 2 kilómetros más.

Aprende a crear los mapas de tu vida y confía en ti lo suficiente para seguirlos.