Profesiones en riesgo

El futuro del trabajo es ya una discusión común en las organizaciones. Entender el impacto de la tecnología y de las nuevas formas de trabajar es lo que hará la diferencia entre una organización exitosa y una que desaparece. Y lo mismo pasa con las personas.

Cosas que ni siquiera imaginábamos cuando elegimos una carrera se vuelven un elemento a considerar cuando pensamos en reinventarnos. Todos escuchamos cómo la inteligencia artificial amenaza el trabajo de muchas personas, pero hay una larga lista de elementos disruptores a considerar:

  • Vehículos autónomos
  • Internet de las cosas
  • Empresas virtuales
  • Economía de consumo colaborativo
  • Economía de autónomos
  • Automatización
  • Impresión en 3D
  • Realidad aumentada
  • y mucho más

El MIT Sloan Management Review hizo una investigación para desmitificar la creencia de que los profesionistas tendrán mayor seguridad en el trabajo. Consideraron la disrupción que 50 profesiones sufrirían en función del tipo de habilidades y conocimentos necesarios para desempeñarlas, así como el valor que generaba la persona al trabajar.

Los investigadores delinearon 4 caminos posibles para las diferentes profesiones:

Disrupción (esquina inferior derecha): En estas profesiones alteradas, donde las competencias son fuertemente estandarizadas pero los consumidores valoran la forma en que reciben valor, los trabajadores se verán amenazados en diferentes áreas de su trabajo (ejemplo, quienes trabajan en restaurantes de comida rápida, algunos puestos se han eliminado al implementarse órdenes electrónicas). El camino para ellos es encontrar roles de transición o puente, donde se asegurarán de la adopción de tecnologías para eficientizar procesos.

Desplazamiento (esquina superior derecha): Estos trabajos tendrán a desaparecer, puesto que las competencias se quedarán obsoletas y la forma de producir valor está cambiando (ejemplo, los cobradores de cuotas). En este caso, se recomienda la capacitación en otras habilidades. Estos trabajadores deben encontrar profesiones estables, preferentemente en froma de micro-credencialización que permita adquirir conocimiento en poco tiempo.

Deconstrucción (esquina superior izquierda): Estos trabajos requieren competencias que se mantienen, pero la forma de producir valor está cambiando (ejemplo, choferes o conductores de taxi). Esto quiere decir que estos trabajadores requerirán modificar algunas de sus competencias y aceptar el cambio en su forma de trabajar. Cuando el usuario o consumidor acepta la nueva forma de trabajar, al trabajador solo le queda aceptarlo o volverse obsoleto.

Durabilidad (esquina inferior izquierda): En estos trabajos las competencias  y la forma de producir valor son demasiado difíciles o costosas de automatizar. Irónicamente, algunos oficios estarán más seguros, puesto que es más caro automatizar dichas labores. Aún así, los trabajadores de estas áreas no deben confiarse, puesto que la economía puede crear nuevas formas de trabajar. Los doctores, por ejemplo, podrían ser amenazados por los asistentes médicos, puesto que el avance tecnológico podría hacer que se requieran menos doctores para atender más pacientes.

Por esta razón, todos debemos mantenernos atentos a que tipo de cambios se presentarán en nuestro campo laboral y seguir incrementando nuestras competencias, o bien, optar por emprender y adquirir un mayor control sobre nuestra carrera. Por esta razón, te invito a registrarte a mi curso Reinventarte o a cualquiera de nuestros otros cursos que te ayudarán a navegar este futuro incierto.