¿Qué futuro estás creando y cómo vas a llegar a él?

Nuestras acciones de cada día construyen el futuro que tendremos. Para tener resultados diferentes tenemos que tomar caminos distintos. Pero no todos los caminos son iguales. Algunos los podemos recorrer a pie, otros en auto, y otros en avión, por poner un ejemplo. Si seguimos explorando la metáfora de los vehículos sabemos que el ir a pie requiere un mayor esfuerzo físico, el ir en auto uno menor, aunque una mayor inversión económica que nos permite trasladarnos a mayores distancias, y finalmente el ir en avión, aunque sea más caro, nos ahorrará el esfuerzo físico y nos llevará rápidamente a nuestro destino con gran comodidad (al menos con la comodidad de alguien que conduzca y del personal de apoyo que hacen el viaje un poco más placentero).

De igual manera, al emprender un proyecto, tenemos que ser conscientes de las decisiones que tomamos y la forma en que invertimos nuestro tiempo y dinero, y buscar crear una experiencia más satisfactoria y tener resultados más rápidos.

Un ejemplo que vivo cada día es elegir entre aprender algo por mi misma o tomar un curso.

Aprender por mi misma conlleva muchas veces falta de claridad en el camino , errores que me pueden costar días o meses antes de darme cuenta (como decimos en mi campo laboral, “no sabemos que no sabemos”) y simplemente un gran esfuerzo para determinar mi siguiente paso y verificar el aprendizaje que logré.

Tomar un curso preparado por alguien más me trae la ventaja de partir desde el nivel del conocimiento del instructor, además de una guía confiable para ver resultados y un proceso más satisfactorio (para mi). En ocasiones prefiero incluso pagar por el apoyo de un coach, para reducir aún más el tiempo y el esfuerzo que debo invertir, y ver resultados más satisfactorios, puesto que esta persona me ayudará más rápidamente a ver en dónde estoy fallando y cómo mejorarlo.

Por esta razón debemos tener muy claro a dónde queremos llegar y qué tipo de esfuerzo tendremos que hacer para llegar ahí. Y dado que no todas las formas de llegar serán gratuitas, es fundamental recordar la importancia de establecer fuentes de ingresos pasivos para asegurar nuestra tranquilidad económica, que nos permita brindarnos (y brindar a nuestras familias) la experiencia que deseamos tener. Tomémonos un momento para planificar nuestra semana, identificando el esfuerzo que tenemos que hacer para lograr nuestras metas y buscando crear la experiencia más satisfactoria que podamos.

¡Cada pequeño paso nos acerca a la vida que deseamos!