Reconociendo nuestras fortalezas

Un ejercicio que hago regularmente es revisar mi curriculum vitae, particularmente en la lista de mis competencias. Las competencias son conocimientos, habilidades y actitudes que nos ayudan a desempeñar una tarea.

Conocer nuestras fortalezas es una parte clave de nuestro desarrollo profesional, dado que es una pregunta obligada en entrevistas de trabajo. Sin embargo, también es clave para el desarrollo personal, puesto que las fortalezas son un elemento básico de la confianza en nosotros mismos.

Por esa razón es importante tener claro que sabemos y podemos hacer, así como los valores y nuestra actitud ante la vida. Durante mi búsqueda de empleo en el 2013 y 2014 mientras estaba desempleada, la claridad de mis fortalezas fue lo que me mantuvo adelante y positiva frente a los entrevistadores. Además, es clave también para reinventarnos, puesto que al analizar lo que sucede en el mundo y los retos que enfrentaremos, tanto personales como profesionales, debemos tener claro cuáles podemos resolver y para cuáles deberemos pedir ayuda.

Te invito a crear una lista de todo lo que sabes hacer, comenzando por tu trabajo o profesión. También a escribir a tus amigos, conocidos, colegas, jefes, maestros y demás personas que te aprecien. Ellos te podrán ayudar con preguntas tan simples como:

-¿Qué características aprecias de mi?

-Si en algo te he ayudado en los últimos dos años, ¿qué ha sido?

-Si te dijera que voy a hablar en público sobre algún tema ¿cuál sería?

Te invito a mantener un documento con lo que vas aprendiendo de ti, las características que tú aprecias de ti, así como lo que te dicen otras personas. Sé que para muchos es difícil aceptar nuestras cualidades, pero tenemos que comenzar a apreciarnos para seguir creciendo.