Transformando nuestra vida

Muchos de mis clientes llegan a trabajar conmigo porque quieren un cambio radical en sus vidas. Se sienten infelices con lo que les pasa a nivel personal o profesional. El trabajo no es satisfactorio, la paga no es buena, su relación con la pareja no les satisface. Todos podemos hacer un cambio drástico, pero muchos olvidan que el esfuerzo se va integrando (así como el interés compuesto, que va incrementando nuestro capital) y que una gota de agua que pongas cada día, va a terminar llenando un vaso.

Nuestra carrera profesional está compuesta de cientos de cursos, libros, eventos, reflexiones y otras experiencias que, aunque en algunos casos podemos obteneras en en período corto de tiempo, no serán tan útiles y efectivas como irlas adquiriendo a lo largo de la vida. Este es el equivalente de lavarnos los dientes todos los días. Podríamos no hacerlo nunca e ir al dentista cada mes, pero no va a funcionar igual. Una salud dental sana requiere de trabajo intenso (visita al dentista) y trabajo consistente (lavarte los dientes tres veces al día).

Por esta razón cada inicio del año, invito a los Kaironautas a crear su rueda de la vida, a evaluar qué tan satisfechos se sienten con sus vidas y a proponerse pequeñas actividades que les ayuden a mejorar cada aspecto. Cada año también, después del verano, los invito nuevamente a retomarla y ver qué progreso han hecho y cómo pueden mejorar los tres aspectos más urgentes en lo que les queda del año.